‘Tragedia y socorristas’

Las dos caras de un mismo país: Argentina 

velas_vigilia_0 - que no se repita com ar -
Foto – Crédito: quenoserepita.com.ar

 
En oportunidades Argentina nos duele. Cuando la desgracia aparece instalada en luctuosos episodios, sean accidentales o evitables. Claro que no son iguales. En unos hay negligencia y en otros tal vez, fatalidad. Pero ante los resultados, la pérdida de vidas humanas ‘siempre’ es irreparable. Lo ocurrido en Rosario tanto en la explosión del edificio de la calle Salta como en Parque Independencia consterna por igual. Son hechos que nos entristecen, angustian y desganan. Luego restará que las investigaciones diriman si hubo errores evitables, y de ser así, faltará saber quienes son los responsables. Recién la emergencia está cerrando su huella con la fisonomía de lo que ‘no debe volver a ocurrir’.

También hay otra Argentina. La del auxilio frente al desastre. La de hombres y mujeres socorristas que durante más de una semana trabajaron infatigablemente incluso exponiendo sus propias vidas, en procura de hallar sobrevivientes. Estuvieron asistidos por cientos de voluntarios, ciudadanos rosarinos, muchos de ellos vecinos que con su participación cumplían las tareas más diversas. Los alentaba en ambos casos la ilusión de hallar personas aún con vida. Estaban unidos por la ‘ESPERANZA’.

Hay una Argentina con verdaderos valores, uno de ellos la ‘SOLIDARIDAD’. Está en cada ciudadano anónimo y aparece frente a cada tragedia. Lo hemos visto en distintas oportunidades: en la Embajada de Israel, la AMIA, en la Estación Once el 22F, en las inundaciones, o más recientemente en cercanías de la estación Castelar, por el choque de trenes del Ferrocarril Sarmiento. Si algo logra conciliar las dos partes de Argentina es su humanidad. Esos gestos que  se entienden con el alma, y se reflejan con la mano extendida que da sin pedir nada a cambio.

Muchas gracias rescatistas y voluntarios de Rosario. Es todo un país quien debe aplaudirlos de pie porque frente a esta tragedia fueron ustedes los que a través de su compromiso, hermanaron en un único latir a todo un país, en un pulso llamado ‘Esperanza’. Hay lecciones de las que aprender en cada hecho anónimo. De ustedes voluntarios, la inquebrantable solidaridad. De ustedes socorristas el compromiso con la humanidad. De ambos unidos, el brillo de la ‘esperanza’. Socorristas y Voluntarios de Rosario: Muchas gracias, por la ‘ESPERANZA’.

Guillermo Daniel Balbi / Periodista                                                                                                  Agosto de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s